Actualización

novedades

 

18-01-05

Taizé Valencia

SEMANA

Oración 2005

SINTESIS

crónica

LA COMISIÓN

*Documentos

Encuentro

6-7 Octubre2004

 ORACIÓN DE LAS MUJERES(1-2)

In English

Principal

VÍA CRUCIS

2004

Unidos en la muerte de Cristo

 

TEMPLO ECUMÉNICO

SANTA SEDE

 CATÓLICOS ORIENTALES
 
Ecumene en Europa

ORACIONES

Valencia Ecuménica

TRINIDAD  2004
 
    Noticias      Calendario

Artículos
Documentos

IGLESIA-EUROPA

Money Amulet

Enlaces

 Iconos 

Otras Iglesias en España 

Otras Diócesis

*FORMACIÓN

 

  

 

 

 

 

 

VIA - CRUCIS

 Otación Ecuménica

SEE ENGLISH TEXT 

 

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo - Amén

 

INTRODUCCION

 

Hermanos y Hermanas en Cristo. Estamos reunidos aquí para acompañar a nuestro Señor en el Camino de la Cruz y así profundizar en el conocimiento de la pasión de Cristo que se entrega por nosotros a la pasión.

 

OREMOS

OH Jesús Salvador nuestro, estamos delante de tí avergonzados de nuestro pecado y desamor y pidiendo como hijos piedad y misericordia. Guía nuestro corazón para que podamos contemplar las penas y sufrimientos que aceptas por nosotros. Al acompañarte es este camino de la Cruz, aumenta en nosotros la devoción y el amor hacia tí para que nuestra oración y compasión reflejen nuestra pena por lo que has padecido por nuestro amor.

 

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Lectura de la primera carta de San Pedro (2-21)

«Cristo padeció por vosotros dejándoos ejemplo para que sigamos sus pasos. Él no cometió pecado, y en sus labios no se halló engaño; al ser insultado no respondía con insultos; al padecer no amenazaba, sino que se ponía en manos de Aquel que juzga con justicia, el mismo que sobre el madero en su cuerpo llevó nuestros pecados, a fin de que muertos a nuestros pecados, viviéramos para la justicia, y con sus heridas habéis sido curados.»

Palabra de Dios

 

COMIENZO DEL VIA CRUCIS

El camino del sufrimiento es estrecho y difícil. Es gran consuelo para nosotros saber que Cristo, el inocente y sin pecado ha sufrido este camino por nosotros y ha llegado hasta el fin. Los caminos del dolor ya no serán más los mismos desde que Jesús paso por ellos. Una gran luz los ilumina desde entonces. Emprendamos pues este camino con ánimo y esperanza, sabiendo que conduce al calvario pero no concluye allí, sino en la vida nueva de la Pascua.

 

1 Estación. Jesús es condenado a muerte

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

La gente, incitada por sus jefes, no paraba de gritar «Crucifícalo, crucifícalo» Pilatos les habló con ánimo de soltarle, «¿Porqué crucificarle, Qué daño ha hecho este hombre?». «Pero ellos insistían en sus gritos, «Crucifícalo, crucifícalo». Ganaron la condena. No somos meros espectadores. Como pecadores, también hemos gritado con la gente «Crucifícalo». Sea ahora nuestra voz una oración humilde que suplica el perdón. «Desde lo más profundo grito hacia ti,¡Señor, escucha mi súplica» (Sal.130) «Ten piedad,  oh Dios, según tu amor, Por tu inmensa ternura borra mi delito, Lávame a fondo de mi culpa» (Sal.51)

 

Silencio

Canto/Song PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.

1.- Por tu poder y amor inefable, por tu misericordia entrañable, perdónanos, Señor.

 

2 Jesús carga con su Cruz

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Los soldados se divertían haciéndole burla, «Salud, Rey de los Judíos». Le colocaban un manto de púrpura y le pusieron una corona de espinas. Cuando se cansaron de la burla le echaron un madero en forma de cruz a la espalda. Voluntariamente lo agarró como si todavía resonaran sus palabras «Quien no lleva su cruz y me sigue no puede ser mi discípulo. El que busca salvar su vida la perderá y el que la pierda por mi causa la encontrará»

 

Silencio

Canto/Song: Misericordias Domini in aeternum cantabo (3)

 

3 Jesús cae por primera vez

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

La piedad cristiana mantiene la tradición de que en el camino de la cruz cayó tres veces. Vencido por el peso y agotado cae en el suelo. San Pablo dice que la Cruz es escándalo porque manifiesta humillación y debilidad. Pero para los seguidores de Cristo es fortaleza y energía. Porque «la locura de Dios es más cuerda que la sabiduría humana y la debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza humana» (1 Cor,1).  Con su cruz Jesús nos da fortaleza ante las debilidades de nuestro cuerpo y nuestra mente, ante el egoísmo del mundo que nos rodea, ante quien atenta contra la convivencia y la paz, ante abusos e injusticias.. Jesús con su cruz nos dice «Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré, porque mi yugo es suave y mi carga ligera» (Mt.11)

 

Silencio - Oración

 

4 Jesús encuentra a su Madre

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

La Madre de Jesús estuvo junto a la cruz y considera la piedad cristiana que le seguiría en el camino. En algún momento se encontraron frente a frente mientras el Hijo iba camino de la ejecución. La que estuvo en el principio del misterio de la Redención, quien le acompañó en su predicación e intuyó el primer milagro, no podía desaparecer de la última escena. Se lo pedía su corazón de Madre. La Madre de Jesús guardaba bien en su corazón las palabras que le dijo el anciano Simeón en el Templo. «Este niño está destinado a ser un signo discutido y una espada de dolor atravesará tu alma» (Lc.2). Danos tu mano María y llévanos con Jesús. Haznos sentir su dolor, contigo queremos ir hasta el final del calvario, que no hay un amor mayor del que tienes a tu hijo que es el Hijo de Dios. Haz que oigamos de tus labios «haced lo que Él os diga» y aprendamos la lección de seguirle en nuestra vida.

 

Silencio

Canto/Song :   UBI CARITAS ET AMOR, UBI CARITAS, DEUS IBI EST.

 

5 Simón cirineo ayuda a llevar la cruz

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

«Cuando le llevaban, echaron mano a un cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús.» (Mt 15). Jesús no tiene bastantes fuerzas para soportar la cruz. Su espíritu está dispuesto pero su carne - nuestra carne - es débil. Simón cirineo que en esta tragedia era un forastero tenía que preguntarse «Por qué me ha tocado a mi». También lo decimos nosotros cuando viene la cruz. No la buscamos nosotros porque la cruz está ahí. «Cada uno de nosotros - dice San Pablo - lleva lo suyo» más aún, todos estamos llamados a «ayudarnos a llevar las cargas unos a otros» (Gal.6)

 

Silencio

Canto/Song: Padre, por tu bondad, puedo verme hijo tuyo. (3)

 

 

6 Verónica limpia el rostro de Jesús

S/ Te adoramos, OH Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Consta en el Evangelio que en el camino del Calvario iban mujeres que se dolían de la injusta condena. La piedad cristiana imagina que una de ellas llamada Verónica, se acercó a limpiar el rostro de Jesús . En ese paño quedaron impregnados los rasgos de su rostro que fue conservado con todo el amor del gesto de esa mujer que se acercó a Jesús. No importa si es tradición o leyenda porque este gesto es obvio para quien ve sufrir a quien ama. Muchos cristianos en nuestros días siguen aliviando el rostro dolorido de los pobres del mundo. La Madre Teresa de Calcuta y cientos de miles de misioneros y misioneras siguen en el mundo haciendo realidad la recomendación de Jesús «cuando hacéis por los pobres y los que sufren, yo lo recibo»

 

Silencio-Oración

 

7 Jesús cae por segunda vez

S/ Te adoramos OH Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

«Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno marchó por su camino, y Dios descargó sobre él la culpa de todos nosotros».(Is, 53, 6) A quien no conoció pecado, le hizo pecador por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él.(2 Cor, 5,21). Jesús cae por segunda vez bajo la carga de nuestros pecados. Señor, nosotros que como cristianos llevamos tu nombre y nos signamos con tu cruz salvadora, vemos que tambaleas y caes. Pero tu dijiste al paralítico: «Levántate y anda, tus pecados te son perdonados (Mc.2). Cura nuestra debilidad con el poder de tu palabra para que nos levantemos y te sigamos hasta el final de la jornada.

 

Silencio

Canto/Song: Misericordias Domini in aeternum cantabo (3)

 

8 Jesús se encuentra con las madres

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Dice San Lucas: «Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por él. Jesús, volviéndose a ellas, dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porque llegarán días en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron! Y se pondrán a decir los montes: ¡Caed sobre nosotros! Y a las colinas: ¡Cubridnos! Porque si en el leño verde hacen esto, en el seco ¿qué se hará? (Lc.23) Regamos de lágrimas el camino de la Cruz pero ¿Por quién lloramos? ¿Por él o por nosotros? Jesús es el leño verde del que brotará la vida pero ¿vivimos con él o estamos lejos y distraídos como leños secos que el tiempo deshace en polvo de nada?

 

Silencio

Canto/Song:   LAUDATE OMNES GENTES,LAUDATE DOMINUM (3)

              

9 Jesús cae por tercera vez

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Exhausto, sin fuerzas, abrumado de debilidad, Jesús cae por tercera vez. El Hijo de Dios es verdaderamente hombre y no se arroga la condición divina para escapar a su misión. Señor nosotros somos totalmente humanos pero con tu debilidad nos haces hijos de Dios. Nuestra fuerza que viene de lo alto, se muestra en la debilidad. Cuando tú caes nos levantas. Debo reconocer que «El Señor es mi fuerza mi gloria y salvación» «A los que esperan en el Señor, él les renovará el vigor, Subirán con alas como de águilas, Correrán sin fatigarse. Y andarán sin cansarse.

 

Silencio - Oración

 

10 A Jesús le quitan sus vestidos

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Además de la justicia y la dignidad podía todavía quitársele algo más. Tenía que pasar por el despojo total de su condición de hombre marcado por nuestros pecados, para hacernos hombres nuevos. «Tened entre vosotros los mismos sentimientos que tuvo Cristo. El cual siendo de condición divina no se amparó en su ser de Dios, sino que se despojó de si mismo presentándose como siervo, haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre. Y se rebajó a si mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Así Dios lo exaltó y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre para que al nombre de Jesús... toda lengua confiese que Cristo Jesús es el Señor para gloria de Dios Padre» (Fil,2)

 

Silencio

Canto:  Kyrie Eleison,  Christe  Eleison,  Kyrie Eleison

 

11 Jesús es clavado en la cruz

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Los pies que recorrieron caminos y ciudades anunciando la buena nueva, las manos que se levantaban para orar y bendecir.  Las manos que curaron y aliviaron enfermos y pobres... ahora son clavadas en la cruz para abrazar, bendecir, orar y curar las heridas y los sufrimientos de todos los hombres de todos los tiempos y toda nación. Esos brazos abiertos me buscan también a mi. Del Mesías se hablaba en un Salmo: «Y yo, gusano que no hombre, vergüenza de lo humano, asco del pueblo, de mí se mofan todos los que me ven, tuercen los labios, menean la cabeza: ”Se confió a Dios, ¡pues que él le libre, que le salve, puesto que le ama!” ...Soy como el agua que se vierte, todos

mis huesos se dislocan, mi corazón se vuelve como cera, se me derrite entre mis entrañas. Mi paladar está seco lo mismo que una teja» (Sal. 22). ¿Alguien me puede decir, porqué Jesús está así?

 

Silencio

Canto/Song. PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.

1.- Por tu poder y amor inefable, por tu misericordia entrañable, perdónanos, Señor.

 

12. Jesús muere en la Cruz

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Pilatos firmó la sentencia «Jesús Nazareno, el Rey de los Judíos». Todos seguían la burla. Sólo la Madre guardaba silencio. «Por último Jesús dio una gran voz y dijo: «Padre en tus manos encomiendo mi espíritu. Y dicho esto expiró»(Lc.23). Muerte anunciada y no reconocida. Vida entregada por pocos recibida. Muerte de amor en un mar de odios. ¿Dónde Jesús mueres hoy? Muere mi vida lejos de tí estando tan cerca tú de mi.

 

Silencio

Canto/Song.  Victoria tu reinarás, Oh Cruz tu nos salvarás (3)

 

13 El cuerpo de Cristo es bajado de la cruz

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

Al atardecer vino José de Arimatea, miembro respetable del Consejo, que esperaba también el Reino de Dios, y tuvo la valentía de entrar donde Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús ... concedió el cuerpo a José, quien, comprando una sábana, lo descolgó de la cruz...(Mc 15). La Madre allí estaba. El hijo adorado por los sabios de oriente estaba ahora muerto en sus brazos. El arte ha querido describir la escena con la serenidad del dolor comprendido. Que no por más comprendido se sufre menos dolor. La obra maestra de Miguel Ángel lo muestra. El profeta Isaías lo había anunciado: Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno marchó por su camino, y Dios descargó sobre él la culpa de todos nosotros. Tras arresto y juicio fue arrebatado y ¿de su causa quién se preocupa?. Fue arrancado de los que viven; por nuestras rebeldías fue entregado a la muerte.

 

Silencio 

Canto/Song : Misericordias Domini in aeternum cantabo (3)

 

14 Jesús es sepultado en la tumba

S/ Te adoramos oh Cristo y te bendecimos

T/ Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo

 

«Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió autorización a Pilato para retirar el cuerpo de Jesús, Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo. Fue también Nicodemo –aquel que anteriormente había ido a verle de noche- con áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas, con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar. En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido enterrado. Pusieron allí a Jesús. Todo parece acabado menos la esperanza y la fe. «El que cree en el Hijo de Dios vivirá para siempre y yo le resucitaré» había dicho Jesús. El entrega la vida pero no se la quitan, porque es el camino, la resurrección y la vida» A la espera de la respuesta de Dios Padre a la fidelidad de su Hijo Jesucristo hemos sido crucificados y muertos con él por el bautismo. Descansa en tu lecho de piedra, oh Rey de los Cielos, y muéstranos tu rostro glorioso, Oh vencedor de la muerte.

 

Silencio

Canto/Song:   LAUDATE OMNES GENTES,LAUDATE DOMINUM (3),

                  

ORACION FINAL

 

Al concluir este Via Crucis, el Camino de la Cruz, abramos al Señor nuestro corazón y pidamos que su muerte fructifique en nuestras vidas Concédenos Señor, que como hemos sido bautizados en la muerte de Cristo para la vida, podamos vivir renovados por tu espíritu. Y que congregados en la unidad del cuerpo de tu Hijo manifestemos al mundo su amor y su verdad para su eterna alabanza y gloria

 

Bendición final

 

¡ VICTORIA ! ¡ TU REINARAS !

¡ OH CRUZ ! ¡ TU NOS SALVARAS !

 

            - El Verbo en ti clavado

              muriendo nos recató.

              De ti, madero santo,

              nos viene la Redención.

 

            - Extiende por el mundo

              tu Reino de salvación.

              Oh cruz, fecunda fuente

              de vida y de bendición.