Actualización

 

5-8-03

In English

Principal

VÍA CRUCIS

Semana de Oración por la Unidad 2004

TEMPLO ECUMÉNICO

 CATÓLICOS ORIENTALES
 
Ecumene en Europa

ORACIONES

Valencia Ecuménica

LA COMISION

PENTECOSTES  2003
 
    Noticias      Calendario

Artículos
Documentos

IGLESIA-EUROPA

Money Amulet

Enlaces

 Iconos 

Otras Iglesias en España 

Otras Religiones

Otras Diócesis

*FORMACIÓN

*encuentros

  

 

 

 

 

CREAR EL FUTURO

DESDE LAS RAÍCES CRISTIANAS DE EUROPA

Introducción al proyecto

Ciertas regiones de Europa se han convertido en destino privilegiado de desplazamientos de población por motivos del clima, el paisaje, el medio cultural o cualquier otra circunstancia que permite la elección de un lugar de residencia. La libre circulación de los europeos ha desdibujado las fronteras, y  el uso de la misma moneda favorece el ejercicio de la libertad de implantación en un territorio.

Estas regiones al principio del siglo XXI son un laboratorio de experiencias que permite sospechar cual es el futuro de la sociedad del viejo continente. En áreas relativamente reducidas empiezan fijar su residencia personas y familias de diversas nacionalidades, con su propio estilo de vida,  lengua y tradiciones culturales y religiosas. Los intercambios entre estas poblaciones se intensifica y  existe la conciencia de que ya nadie es "extranjero" sino ciudadano comunitario. 

 Estos territorios con residentes de diversas nacionalidades solicitan los servicios de una sociedad avanzada. Servicios sanitarios, comerciales, lúdicos. Muchos de ellos (al menos el 70%) solicitan servicios religiosos y culturales,  pero la respuesta  es escasa por motivo de las diversidad de tradiciones cristianas en la Europa moderna, y por la evidente falta de equipamientos religiosos y culturales. 

En la región de Valencia, se ha iniciado la colaboración entre las confesiones cristianas, pero le problema de atender a las demandas no sólo es cuestión de compartir algunos lugares de culto y de cultura. El incremento de la población exige respuestas proporcionadas de presente y de futuro. No se puede pensar en espacios culturales y religiosos para cientos de personas cuando la realidad presente apunta a cifras de millones.  La región Valenciana en la ribera occidental del Mediterráneo recibe anualmente millones de personas, parte de las cuales fijan en esta área su residencia habitual o definitiva.

La necesidad de un espacio de encuentro y de servicios religiosos y culturales no se agota en su funcionalidad material o su capacidad para acoger  esta gran afluencia de población europea. La función de símbolo de unidad que propone el proyecto del Templo y Centro Ecuménico es altamente significativa. Se trata de crear los símbolos de la reconciliación y de la unión. El proyecto ha buscado un emplazamiento por el que en el actualidad circulan 20 millones anuales de personas. Se trata de una estructura material de formas convergentes que manifiestan el proyecto de unidad  que apunta hacia el futuro.

Las ciencias y las artes, el pensamiento y los valores sociales y culturales que configuraron la cultura europea nacieron hermanados con la fe cristiana, aunque posteriormente se hayan creado distancias o incluso enfrentamientos. Pero hoy no sólo existe la conciencia de que deben ser superados por el respeto y la libre convivencia,  sin riesgo de liquidar nuestro pasado. El Proyecto tiene vocación de promover el diálogo y el reencuentro. Al menos, debe constituir un foro de reflexión e intercambios que permitan la mutua comprensión y unir lo que no debe estar separado. 

Fundación Templo y Centro Ecuménico - TECSAL  

atras