Actualización

novedades

 

8-02-05

Taizé Valencia

SEMANA

SINTESIS

crónica

LA COMISIÓN

*Documentos

Encuentro

6-7 Octubre2004

 ORACIÓN DE LAS MUJERES(1-2)

In English

Principal

VÍA CRUCIS

2004

Unidos en la muerte de Cristo

 

TEMPLO ECUMÉNICO

SANTA SEDE

 CATÓLICOS ORIENTALES
 
Ecumene en Europa

ORACIONES

Valencia Ecuménica

TRINIDAD  2004
 
    Noticias      Calendario

Artículos
Documentos

IGLESIA-EUROPA

Money Amulet

Enlaces

 Iconos 

Otras Iglesias en España 

Otras Diócesis

*FORMACIÓN

 

  

 

 

 

 

 

Reunión histórica entre el patriarca ecuménico y el arzobispo de Lyón
Ochocientos años después del saqueo de Constantinopla


ESTAMBUL, lunes, 19 abril 2004 (
ZENIT.org).- «El espíritu de reconciliación es más fuerte que el odio». Con esta frase, el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, resumió el pasado 13 de abril el espíritu que une la Iglesia ortodoxa con la Iglesia católica en el momento actual.

El patriarca hizo esta declaración en la visita, calificada por él mismo de «jornada histórica», que el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyón, le hizo el pasado 13 de abril, ochocientos años después de la cuarta cruzada, hecho histórico por el cual Juan Pablo II ya pidió perdón en su visita a Atenas en mayo de 2001.

La cuarta cruzada (1204) es recordada por el pillaje o «saqueo de Constantinopla», que católicos latinos hicieron de iglesias y palacios bizantinos.

Bartolomé I hizo saber al primado de Galia que «el espíritu de reconciliación en el Resucitado» «nos incita a obrar a favor de la reconciliación de nuestras Iglesias».

El arzobispo francés estuvo acompañado por monseñor Gérard Daucourt, obispo de Nanterre y amigo del Patriarcado Ecuménico a raíz de su servicio en el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos de la Santa Sede.

El patriarca ecuménico agradeció a los dos representantes de la Iglesia católica en Francia el «que hayáis decidido compartir con nosotros la pena y los dolores del octavo centenario del trágico acontecimiento de la toma de Constantinopla por los cruzados, el 13 de abril de 1204».

«Este acontecimiento marca la memoria del pueblo bizantino, agrava el desgarro del manto del cuerpo de Cristo y instaura entre los ortodoxos un clima de sospecha ante la Iglesia católica», afirmó el líder ortodoxo.

Sin embargo, «el espíritu de reconciliación es más fuerte que el odio»,añadió Bartolomé I.

Por ello, según se lee en el comunicado en griego del
Patriarcado de Constantinopla, el patriarca insistió en «la necesidad de un diálogo continuado entre las dos Iglesias y de un testimonio cristiano común en Europa».

Bartolomé recordó el abrazo entre el Papa Pablo VI y el patriarca ecuménico Atenágoras en 1964, por primera vez después de mil años de separación entre Oriente y Occidente, y consideró que la visita del cardenal Barbarin está «impulsada por el mismo espíritu».

Por su parte, el cardenal Barbarin se dirigió al patriarca «como a un hermano querido y profundamente respetado».

«Hemos venido precisamente a Constantinopla en el octavo centenario de un acontecimiento dramático, el del saqueo inhumano de la ciudad por parte de los cristianos latinos, para asegurar el libre acceso al sepulcro de Jesucristo».

«Es una herida profunda que los cristianos de Occidente han infligido a sus hermanos de la villa imperial (Constantinopla), puente entre Europa y Asia, testimonio de varios concilios», dijo con pesar el cardenal Barbarin, que apeló al perdón.

«Acogemos con gratitud y respeto vuestro gesto cordial para que la cuarta cruzada no sea más una piedra en el camino entre nuestras dos Iglesias», manifestó finalmente el patriarca, que según algunas fuentes podría visitar al Papa el 29 de junio en Roma.

Es habitual que Roma y Constantinopla se intercambien visitas: el 30 de noviembre, san Andrés, una delegación papal visita el patriarcado de Constantinopla, y el 29 de junio, lo hace una delegación del patriarcado.